La procesionaria en el Clot

          Este mes de enero se han observado orugas de procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) en las pinadas del paraje. Se trata de una mariposa que se encuentra en estas fechas en sus últimos estadios larvarios. Se desplazan para buscar un pino cercano solo si han agotado las acículas del pino donde nacieron. Desde que eclosionan los huevos en septiembre, las pequeñas orugas construyen pequeñas bolsas de seda para refugiarse hasta que crecen, en enero-febrero. A partir de esas fechas las orugas forman largas filas (“procesiones”) para enterrarse en el suelo y formar la pupa o crisálida de donde saldrá el adulto en verano. El adulto tiene una vida muy corta, se aparea y pone los huevos en las copas de los pinos.

          La oruga presenta el típico aspecto peloso a partir de su tercer estadio, desarrollando los pelos urticantes que lanzan al aire al ser molestadas y que causan irritación en nariz, oídos y garganta, así como intensas reacciones alérgicas en los seres humanos.

       Pueden llegar a reducir el crecimiento de los pinos y se tratan con diversos métodos: eliminando los bolsones, insecticidas en las primeras fases larvarias, mediante lucha biológica usando feromonas para atrapar a los machos adultos en verano y favoreciendo poblaciones de aves insectívoras.

         El personal del paraje marca y señaliza los lugares concretos dentro de las rutas permitidas donde eventualmente aparecen las orugas. Este insecto forma parte de la fauna natural del paraje y simplemente con un poco de precaución podemos evitar el contacto, siempre que respetemos las sendas establecidas.

Aves destacadas del mes de diciembre
EFECTOS DE LOS HIDROCARBUROS EN EL MEDIO MARINO
Menú