A lo largo de las rutas nos encontraremos con un sistema defensivo constituido por casamatas, bunkers y explanaciones del terreno, que configuraban parte de la línea de defensa de la ciudad de Alicante durante la guerra civil. Estos, en concreto, estaban destinados a la vigilancia antiaérea. Los más relevantes son:

Búnker central: uno de los bunkers más grandes, se encuentra en una isleta en el centro de la charca central, quedando rodeado de agua.
Cerca del Aula de la Natura, encontramos un segundo bunker, destinado a la defensa terrestre, con una entrada oculta en medio de la vegetación y un largo pasillo de acceso hasta las troneras (que son las “ventanitas” que hay en las cúpulas).
Otro de ellos, situado a los pies del cabezo, está asociado a unas trincheras y tiene una zona aplanada en la parte superior externa, que estaba preparado para cañones ligeros antiaéreos.
Finalmente, al lado de un mirador de madera existe otro búnker que está orientado hacia el acceso a la depresión del Clot desde el mar.

Además de estos sistemas defensivos el paraje cuenta con más elementos patrimoniales.

Ruinas de una pequeña casa romana posiblemente perteneciente a un asentamiento agropecuario.
Balsas de riego.
Terrazas de cultivo.

Menú