Pájaro-moscón europeo en el Clot

Este mes de enero se está detectando con mayor frecuencia de la habitual un pequeño pero llamativo habitante del paraje: Se trata de un pájaro migrante e invernante de dorso castaño y provisto de un antifaz negro: el pájaro-moscón europeo. Aunque no son fáciles de divisar, sí son fáciles de detectar por su típico reclamo procedente del carrizal. Esta mayor frecuencia es debida en buena medida a la abundante presencia de agua gracias a las últimas lluvias, que aumenta la disponibilidad de alimento. Grupos de hasta 5 aves se mueven este mes por los carrizales que rodean las charcas naturales del paraje, sobre todo en las más extensas manchas de las charcas central y norte.

Se alimentan principalmente de pequeños invertebrados que obtiene tras buscar minuciosamente en las ramas, tallos, yemas o flores de sauces, chopos y carrizos. A lo largo del invierno ingiere también materia vegetal.

Aunque no cría en el paraje, es muy curioso su comportamiento reproductor. Es polígamo y un macho puede construir más de un nido. Cría en arboles caducifolios a orillas de ríos y lagos, junto a marjales con mucha vegetación. El nido tiene forma de bolsa y con túnel de entrada, fijado hábilmente al extremo de una fina rama colgante formado por pelos entretejidos de semillas de sauce, álamo, enea y flores de carrizo. Sin duda, uno de los más elaborados y complejos de toda nuestra avifauna, haciendo honor así a su nombre en valenciano: teixidor.

Día Internacional de los Bosques
CLOT DAY: 12 Aniversario del Clot de Galvany
Menú